Las Criptomonedas y su tributación

jueves, 18 de marzo de 2021 en Finanzas, Autónomos, Contabilidad, Jurídico por Administrador

...

En el siguiente artículo vamos a tratar sobre un tema que viene siendo de actualidad desde hace algún tiempo, que para muchos genera confusión e incertidumbre, y cuya figura puede que siente las bases de lo que será el futuro de la economía. Hablamos de la tributación de las criptomonedas o monedas digital, tanto para la más conocida, el Bitcoin, como para el resto de criptomonedas existentes.


No sabemos si se trata de una moda pasajera o nos encontramos ante el principio del fin del dinero como comúnmente lo conocemos. Lo que si sabemos es que cada vez más son los usuarios que utilizan o invierten en este tipo de producto, y es nuestra obligación asesorarlos, haciéndoles saber cómo tributar al respecto.

Sin embargo, antes de abordar el tema, queremos explicar para los menos impuestos en la materia, qué es y para qué sirve una criptomoneda.

Una criptomoneda es una moneda digital, sin contrapartida en un bien material como el oro, y que no existe físicamente como las divisas tradicionales. Este tipo de moneda no necesita intermediación bancaria, y los usuarios lo utilizan para no solo para hacer compras en establecimientos que lo permitan, sino como medio de inversión o especulación.  

Ahora que ya entendemos que son las criptomonedas, ahondaremos en el tema principal del artículo, su tributación, concretamente, cuando actuamos como personas físicas y no como sociedades.

Una persona física tendrá que presentar Declaración de la Renta (Modelo 100) cuando la totalidad de sus ingresos en el año superen los 1000 euros o si ha tenido al menos una ganancia en criptomonedas de 1 euro. Por tanto, si nunca ha vendido o cambiado criptomonedas, no estará obligado a declarar las ganancias. En caso de haber tenido pérdidas, a pesar de no estar obligado, si será conveniente presentar dicha declaración, ya que permitirá compensar futuras ganancias.

Si formas parte del grupo de obligados a presentar Declaración de la Renta por las operaciones realizadas con criptomonedas, deberás distinguir que operaciones has llevado a cabo, pues cada una puede tributar de diferente manera. Son las siguientes:

  1. Ganancias y Pérdidas por Transmisión. Cuando llevas a cabo la actividad típica de compraventa e intercambio de criptomonedas se genera una ganancia o pérdida patrimonial. Tributarán en la parte especial de la Declaración de la Renta de la siguiente manera:
    1. Los primeros 6.000€ al 19%
    2. Los 44.000 siguientes al 21%
    3. Resto al 23%
    4. Para la renta de 2021 para los 200.000€ en adelante al 26%
  2. Rendimientos de Capital. Otro supuesto bastante común es utilizar la moneda como si de un depósito bancario se tratara, es conocido en el mundo digital como staking, donde las plataformas generan intereses en tu cuenta. Tributarán en la parte especial de la Declaración de la Renta de la siguiente manera:
    1. Los primeros 6.000€ al 19%
    2. Los 44.000 siguientes al 21%
    3. Resto al 23%
    4. Para la renta de 2021 para los 200.000€ en adelante al 26%
  3. Ganancias y Pérdidas sin Transmisión. Situaciones en las que por el simple hecho de tener un activo en una plataforma, obtienes otro diferente sin que haya habido una transmisión del activo. Como ejemplos tenemos los airdrops, referidos, hardforks, etc… Tributarán en la parte general de la Declaración de la Renta teniendo en cuenta los tramos que van del 18% - 47%.
  4. Actividad Económica. La actividad de minería de criptomoneda, así como realizar trading o compraventa de criptomonedas para terceras personas. Tributarán en la parte general de la Declaración de la Renta teniendo en cuenta los tramos que van del 18% - 47%.

Cabe destacar, que aquellas personas cuyo valor patrimonial total (casas, cuentas corrientes, criptomonedas, etc.), sin importar la situación geográfica en que se encuentren, supere el límite de su Comunidad Autónoma, a 31 de diciembre del año a declarar, deberá presentar aparte, la Declaración de Patrimonio (Modelo 714). El límite se encuentra en una media de 600.000€, aunque habrá que consultar la situación concreta en cada caso.

Por último, debemos vigilar la Declaración de Bienes en el Extranjero (Modelo 720), que es de obligado cumplimiento cuando tienes inmuebles, cuentas corrientes o acciones en el extranjero, pues es posible que en un futuro cercano, obliguen a declarar a través de este Modelo Tributario, la tenencia de criptomonedas en Exchanges en el extranjero, en caso de superar los 50.000 a 31 de diciembre del año a declarar. Tener en cuenta que en el País Vasco y Navarra si existe dicha obligación, dentro de la categoría de bienes muebles del Modelo 720.

La normativa fiscal es muy cambiante, y si además abordamos una temática relativamente nueva, no es de extrañar que vayamos viendo muchos cambios en la tributación de las criptomonedas. Por eso, desde NOMASPAPEL recomendamos consultar con la Asesoría la tributación para su caso concreto.

Comentarios